PARAULES AMB AROMA

Tinc una planta i l'acabo de batejar amb el nom d'Aroma. El seu perfum embriaga de tal forma que les hores es desdibuixen en un temps, on les agulles del rellotge marquen minuts inexistents. Les seves fulles desprenen energies que no es deixen veure però que impregnen l'espai de poesia. Aroma és menta, aroma és amistat.

23 de maig 2014

PASIÓN SOCIALISTA

Paraules amb Aroma



Pasión socialista,


Estoy en el mitin político que los socialistas catalanes hemos organizado en el pabellón deportivo de la Vall d’Hebron con motivo de las Elecciones Europeas que tendrán lugar el próximo domingo 25 de mayo. Mientras espero que el acto comience observo como el antiguo secretario de organización del partido se mueve intranquilo en su silla, y no cesa de mirar el reloj. En este momento se me viene a la cabeza el recuerdo de una palabra que alguna vez le oí mencionar: Pasión. El rojo es pasión, el socialismo es pasión. El fuego, la energía, la fortaleza, la determinación, pero sobre todo la pasión, el deseo y el amor hacia la ideología socialista. El socialismo, entre otras cosas, también es un sentimiento sentenciaba Joan Reventós.

Ahora que parece que las aceras están sembradas de indiferencia y que se ha colado entre los ciudadanos un descrédito generalizado hacía la política y las instituciones democráticas, ahora se hace necesario que hallan voces que eleven el mundo de la política a su máxima expresión ética, moral y social. En estos tiempos donde hay tantas cosas que nos separan: nacionalismos, territorios, pasaportes, identidades, creencias, religiones, economías, rentas, costumbres…, hacen faltas voces abiertas al interés constructivo por la raza humana, voces respetuosas que establezcan puentes de dialogo que neutralicen cualquier atisbo de incomprensión e intolerancia entre las personas.

Decía George Bernard que la sonrisa es la distancia más corta entre dos personas, que la sonrisa es la herramienta que abre la relación con otras personas. De hecho dicen los entendidos en habilidades emocionales que nos enamoramos de quien nos hace sonreír. Es necesario que los políticos vuelvan a enamorar a sus militantes y a los ciudadanos, que vuelvan a encender los corazones con la chispa de ilusión y del entusiasmo por la ideología socialista. La ideología que siempre ha trabajado y ha luchado por la sociedad del bienestar, por la ideología que universalizó la sanidad y la educación pública y gratuita; por la ideología que estableció un sistema público de pensiones para las personas de la tercera edad; por la ideología que no discriminó que las personas del mismo sexo se pudiesen amar en libertad; por la ideología que fortaleció el papel de la mujer en la sociedad y tantas otras mejoras...

Rodeada de banderas rojas y europeas espero las palabras de Jaume Collboni, Esther Niubó, Javi López, Pere Navarro, Elena Valenciano, Martin Shulz, Manel Valls y Felipe González; voces del socialismo catalán, español y europeo. Hombres y mujeres de ayer, de hoy y de mañana. Voces humanas que saben que la alegría, la fe, la esperanza, la generosidad, la tenacidad, la fuerza, el trabajo, la solidaridad, el compañerismo, el compromiso, la honestidad son los ingredientes fundamentales de los que se nutre el sentimiento socialista; porque el día que permitamos que la emoción y los sentimientos desaparezcan de nuestro sentir socialista, sólo nos quedaran otras cosas, otros intelectos, otras indiferencias.

Badalona, 23 de mayo de 2014

LOS HUEVOS DE LA MANCHA



De pie en la noche, con la nevera abierta, sigilosa, miro los huevos alienados. El huevo es un alimento rico, un comestible saludable, un sabor para el paladar. Colocados con el vértice hacia arriba dejo volar mi imaginación al viento. Y visto a los huevos de blanco impoluto, porque mis huevos son de color blanco. El blanco de la paz y el optimismo, de la bondad y la inocencia, de la perfección y la pureza. En esta noche, cuando el resto de los habitantes de la casa quedan recluidos entre almohadas de sombras y de nadas, me dejo invadir por la simbología de una nueva oologia.

Vestida con camisón de blanco satén y abocada ante el iluminado frigorífico resurge en mi memoria Madame Du Barry, la última amante del rey francés Luís XV, que preparaba condimentos a base de yemas de huevos y jengibre. Una mezcla mágica que inducía al rey y a sus decenas de amantes a la lujuria desatada. La noche inspiradora de besos y caricias me aboca a una dulce caspiroleta.

Ha llegado la magia, sí, siento su presencia dentro de mí. La magia me hechiza y en cuestión de segundos el encantamiento convierte cual metamorfosis kafkaiana el blanco en rojo pasión. Esta noche mis huevos han venido a hechizarme. Vienen a zarandear mi consciencia, a iluminar mi mirada, a colorear de creatividad amarilla mis yemas táctiles. Pasión y emoción, pasión y sentimiento, pasión y deseo. La admiración, la afinidad entre mis huevos y yo. Yo me nutro de su sustancia, de sus proteínas, de sus sales y ellos alimentan mi alma de roja pasión.

Continúo aquí, en el silencio de la noche, con camisón de seda, viendo mis huevos encarnados y sintiendo su puntiaguda punta clavada en mis entrañas. Me siento Quijote, molino de viento, eje y rueda, escudo y lanza, que eleva sus sueños contra los sin sentidos de la realidad. Imagino que soy Quijote y dibujo otras utopías. Mis huevos me acompañan en esta batalla de nocturnidad y salimos a la calle propagando palabras al cielo contra la indiferencia y la pasividad, contra la intolerancia y la injustita, contra la desigualdad y la violencia, contra la esclavitud y la arrogancia.

Romper el huevo, yema y clara bailando en las faldas del mundo lunar, entrar en la noche con la pasión desbordada acariciando todos los sentidos, imaginar y sentir, una sonrisa, una mirada, un roce, un placer, una ilusión, un aroma, un recuerdo. El amor embellece el mundo, salir de la caverna de sombras para ver la luz, y sentir que nada ajeno puede ser indiferente. La luz, ese rayo de esperanza, que revolotea en mi corazón desvelado.

De lejos escucho el canto del gallo. La noche ha dado paso a la mañana. Cierro la nevera. Los huevos han retomado su color originario. Blanco. Blanco sueño, puntiaguda inspiración.

Badalona, 15 de mayo de 2014

 
contador de visitas
contador de visitas