PARAULES AMB AROMA

Tinc una planta i l'acabo de batejar amb el nom d'Aroma. El seu perfum embriaga de tal forma que les hores es desdibuixen en un temps, on les agulles del rellotge marquen minuts inexistents. Les seves fulles desprenen energies que no es deixen veure però que impregnen l'espai de poesia. Aroma és menta, aroma és amistat.

11 de novembre 2014

EL VENTANAL


por Paraules amb Aroma

El despacho estaba situado en el octavo piso, al final del pasillo. Allí, pegado junto a un gran ventanal colocaron la mesa de Sylvia Louise Welter. El despacho pertenecía a un gran edificio antiguo unido también a otros viejos edificios que formaban una manzana entera de portales  bien comunicados.
Al cabo de poco tiempo Jerome David Salinger entró por el portal ubicado justo al otro lado de la manzana de Sylvia. Subió a la planta octava, abrió la puerta de su recién estrenado despacho y también decidió colocar la mesa junto al gran ventanal. Así que sin haberlo premeditado, Sylvia y Jerome comenzaron a cohabitar uno enfrente del otro, tan sólo separados por el gran ventanal que separaba sus despachos opuestos.
Jerome aprendió a vivir con la visión lejana que llegaba del otro edificio y, aunque nunca supo cómo eran exactamente los rasgos de Sylvia porque nunca la había visto, al cabo de un tiempo se podría decir que conocía alguna de sus rutinas laborales. Sabía a qué hora entraba por cuando corría las cortinas del gran ventanal y cuándo se marchaba, porque las cerraba. Si algunos de sus jefes entraba al despacho con cara sería, Jerome lo sabía porque Sylvia no dejaba de dar golpecitos encima de la mesa con un lápiz; y si por el contrario era Sylvia la que estaba enfadada con el mundo, lo sabía por el portazo que daba al marcharse del trabajo. Si estaba contenta, por el colorido alegre de su ropa. Si tenía una visita importante, Jerome lo sabía porque compraba flores y decoraba un par de jarrones de cristal. Si estaba concentrada, leyendo o mirando papeles, por la vela que iluminaba su mesa. Si tenía dolor de cabeza, Jerome lo intuía porque ese día ella no corría las cortinas.
Un día, Jerome observo que las cortinas no se habían movido. Al principio, no le dio demasiada importancia porque pensó que a Sylvia le dolía la cabeza o que podría estar de viaje por motivos personales o laborales y que enseguida volvería, pero, después de un largo período sin que las cortinas se moviesen un ápice comenzó a sentir un cierto nerviosismo y un día sin más tuvo que empezar a asumir que su amiga del ventanal se había ido para siempre. Al día siguiente decidió cambiar la orientación visual de la mesa.
Para distraerse se registro en un curso online, bajo a tomar café con los compañeros, se apunto a un gimnasio y a clases de inglés, se fue de alquiler a un apartamento y se centro en amueblarlo y celebró una fiesta de inauguración.
Pero una de las mañanas en las que estaba en el café, Jerome se dio cuenta de que, por más que lo intentará, se sentía intranquilo. Había algo en el ambiente que le resultaba extrañamente familiar y si le hubiesen preguntado, habría asegurado sin dudar que en ese momento él podría describir los sueños de alguien a quien sentía muy cercano. Se movió en su silla y sintió un ligero pesor en el pecho, echó un vistazo a su alrededor. Giró la cabeza, y sus manos fueron al encuentro de la taza humeante de café. De pronto, oyó unos golpecitos en una mesa que estaba situada frente al gran ventanal de la cafetería. Uno, dos, tres golpecitos, un lápiz, unas manos femeninas y un rostro desconocido: ¡Sylvia!


Badalona, 11 de noviembre de 2014
 
contador de visitas
contador de visitas