PARAULES AMB AROMA

Tinc una planta i l'acabo de batejar amb el nom d'Aroma. El seu perfum embriaga de tal forma que les hores es desdibuixen en un temps, on les agulles del rellotge marquen minuts inexistents. Les seves fulles desprenen energies que no es deixen veure però que impregnen l'espai de poesia. Aroma és menta, aroma és amistat.

25 de febrer 2015

LAS SOMBRAS DE SALVADOR COT

Las sombras de Salvador Cot,

Mientras escribo estas líneas, estoy sentada en el café Aràbic, pensando en como describir al periodista catalán Salvador Cot. A mi lado, un grup de mujeres comentan eufóricas la película: Cincuenta sombras de Grey. Para mantener el gesto como si realmente estuviese sumergida en mi mundo interior buscando la manera de vestir al periodista, tomo notas en una libreta y hago como si estuviese reflexionando sobre alguna cuestión. Pero decido encender mi antena y escuchar la conversación, esperando encontrar una señal, una pista, que lance mi inspiración en brazos del periodista. Las observo disimuladamente y creo que, por fin, ha llegado la primavera, pero los delatores no son sus jerséis de lana ni sus bufandas de colores, son sus mejillas sonrojadas, la pasión con la que hablan de ciertas escenas, riendo, tan contentas, recreando algunas secuencias, con los ojos brillantes, como si las sombras se hubiesen instalado entre ellas.
Decido desconectar la antena, no sea el caso, que entre tanta sombra me pierda en las tinieblas. Y regreso al tema en cuestión: Salvador Cot. Lo imagino y lo veo. Su nariz es redondeada y grande. Tiene la frente ancha y despejada; los cabellos, castaños y abundantes, le dotan de una cierta majestuosidad leonina; la barba canosa combina blancos y grises; los ojos grandes, curiosos y azules; las pobladas cejas dejan al descubierto la centralidad de su nariz. La boca, alojada bajo su poblado bigote, es pequeña y expresiva. Un pequeño lunar en el lado izquierdo de la cara, justo debajo del ojo, le da un toque divertido. La expresión que dibuja su rostro es de una agradable placidez. No sé porqué extraña razón, mi atención se fija en su manos, me parecen blancas y grandes, de dedos largos y gruesos, cubiertas por una fina capa de vello; sus uñas cortas y finas están bien recortadas. Manos creadoras que acompañan el vuelo de sus palabras.
La luz amarillenta de los fluorescentes de la clase del Ateneu ilumina a un hombre afable. No ha querido ocupar la centralidad de la mesa para exponer sus argumentos, y ha preferido ocupar un lugar más secundario. Sus ojos azules, huyen inquietos ante preguntas no acordadas. Su estatura es la de un hombre corriente. No aparenta los cincuenta años de edad. Viste ropa oscura: jersey gris, camiseta gris clara, pantalón gris oscuro. Su imagen de frialdad compite con sus ideas políticas. En sus sombras se adivina un carácter fuerte capaz de imponer sus argumentos. 
Así tras compartir dos horas con Salvador Cot, director del diario Nació Digital, como aprendices de articulistas, sin límites ni limitaciones para preguntar e interrogar, descubrimos entre otras cosas: que cuelga sus artículos a partir de las doce de la noche; que tiene muchas presiones por parte de la clase política; que la dedicación a la política a de ser voluntaria; que la política tiene una estructura muy vertical, y se hace muy difícil el trabajo en horizontal; que todo articulista intenta influir con sus artículos en la opinión de sus lectores; que los periodistas no son investigadores privados y no pueden acceder a toda la información; que los medios de comunicación pública están para controlar los intereses públicos; que Internet ha democratizado la libertad de los medios de comunicación; que un articulo contenga una idea, que el lenguaje sea muy directo, y la lectura entretenida…
Y así proyectando, poco a poco, el cuerpo opaco de Salvador, en mi mente, he podido crear el espacio necesario para que se encuentren sombras, palabras e ideas. 


Badalona, 25 de febrero de 2015
 
contador de visitas
contador de visitas