PARAULES AMB AROMA

Tinc una planta i l'acabo de batejar amb el nom d'Aroma. El seu perfum embriaga de tal forma que les hores es desdibuixen en un temps, on les agulles del rellotge marquen minuts inexistents. Les seves fulles desprenen energies que no es deixen veure però que impregnen l'espai de poesia. Aroma és menta, aroma és amistat.

19 d’octubre 2016

EL HOMBRE SOLITARIO (2)

El hombre solitario y Valentina se abrazaron bajo la luz amarillenta de la farola gitana. El instante fue breve o quizás fue extenso; en todo caso, el suficiente para comprobar que no se habían olvidado, que seguían queriéndose. Aquel saludo cariñoso y entrañable produjo en Valentina los efectos de un TAC, y de su organismo rebotaron imágenes inesperadas: la niebla; la playa; la carretera; la madrugada; el perfume; el reloj; el tiempo…Cerca de ellos, junto al banco, había un gitanillo muy joven con una guitarra en la mano preparado para cantar coplas del alma. Estuvieron a punto de decirse muchas cosas pero ambos supieron captar lo que sus silencios decidieron ocultar.
Se despidieron con la alegría de haberse reencontrado; con el sabor canela de la felicidad.
Cogió el metro, se sentó y fue repasando las estaciones como si cada estación recorriese  años pretéritos. Cada estación un año rememorado, y cada recuerdo un año evaporado. Al llegar a Pep Ventura, cesó el proceso evocador de Valentina, subió las escalera eléctricas de dos en dos y, al salir a la calle una fina lluvia la recibió. Abrió un paraguas pequeño de cuadros rojos y verdes y, caminó. Los columpios de la Plaza de los Países Catalanes estaban vacíos, de manera que la pudo pisar sin cruzarse con niños, pelotas o mascotas. La lluvia la acompañó hasta la tienda que nunca cerraba, donde compró una barra de pan y una botella de leche desnatada. Mientras se dirigía hacía su casa cortó un pequeño trozo de la barra de pan y, lo mordisqueó. Le pareció que la lluvia olía a pan. Antes de llegar a casa, un sonido musical, le avisaba de la llegada de un mensaje de whatsapp. Lo abrió y vio que era del hombre solitario, tres iconos: una cara sonriente, un ok y un corazón rojo.

Esa noche durmió plácidamente. Sus silencios se habían liberado.

Badalona, 19 de octubre de 2016

0 Comments:

Publica un comentari a l'entrada

Links to this post:

Crear un enllaç

<< Home

 
contador de visitas
contador de visitas